miércoles, 24 de noviembre de 2010

LAVADO DE MANOS


Lavarse las manos es una práctica higiénica de prevención y control de la transmisión de infecciones. Es también una de las técnicas más antiguas, sencillas e  importantes, que debe realizar el personal de salud en todas las unidades de atención, para minimizar la transmisión de infecciones entre los pacientes y personal; entre unos pacientes y otros; o entre un personal y otro.
                                      

                            OBJETIVOS

El objetivo del lavado de manos es eliminar la suciedad y los microorganismos que nos encontramos en las manos y reducir a largo plazo que  se agrupen , por medio de la remoción mecánica de la materia orgánica y en algunos casos, junto con el uso de agentes antisépticos.

CONDICIONES PARA EL LAVADO DE MANOS
  • No se deben llevar anillos, pulseras y relojes, sin importar el material del que estén hechos.
  • Las uñas deben estar siempre limpias y cortas, aproximadamente 3mm o que no superen la punta del dedo.
  • No se debe usar esmalte, incluso el que no tiene color.
  • Evitar el uso de uñas artificiales ya sean de porcelana, plástico...

    SITUACIONES EN LAS CUALES DEBEMOS LAVARNOS LAS MANOS

  • Al iniciar y finalizar la jornada de trabajo.
  • Cuando las manos estén visiblemente sucias.
  • Antes y después de tocar al paciente.
  • Después de contactar con una fuente de microorganismos (sangre o líquidos orgánicos, mocos, piel no intacta u objetos  que pudieran estar contaminados).
  • Antes y después de cualquier procedimiento o técnica efectuada en el paciente.
  • Después de quitarse los guantes.
  • Cuando interactuamos entre un paciente y otro.
    TIPOS DE LAVADO DE MANOS

    Tenemos tres tipos de lavado de manos:

    1. LAVADO DE MANOS  RUTINARIO:
    Es el lavado de manos de rutina, se define como la remoción mecánica de suciedad y la reducción de microorganismos transitorios de la piel. Este lavado de manos requiere de jabón común, de preferencia líquido, el que debe hacerse de forma vigorosa con una duración no menor de 15 segundos.
    Objetivo: Remover la suciedad y el material orgánico permitiendo la disminución de las concentraciones de bacterias o flora transitoria adquirida por contacto reciente con los pacientes o material contaminado.


       
    
        
         2. LAVADO DE MANOS CLÍNICO

Es el que se realiza con una solución jabonosa antiséptica de amplio espectro microbiano , que tiene rápida acción, no es irritante y está diseñado para su uso en áreas criticas, realización de procedimientos invasivos, y en áreas de pacientes inmunosuprimidos.
Objetivo: Remover o eliminar los microorganismos transitorios adquiridos por contacto reciente con los pacientes o material contaminado.
      
      

3. LAVADO DE MANOS QUIRÚRGICO
Es el lavado realizado por los integrantes del equipo quirúrgico antes de su ingreso al quirófano, siempre esta indicado un jabón antiséptico. Recordar que el uso del cepillado no es necesaria para reducir la carga microbiana cuando se utiliza antiséptico con efectos residual.
Objetivo: Prevenir la contaminación del sitio quirúrgico mediante la remoción y destrucción de microorganismos transitorios y la reducción de la flora residente presentes en las manos del equipo quirúrgico.

                                           IMPORTANTE:

El uso de guantes nunca reemplazará al lavado de manos.
Esta simple práctica constituye el pilar fundamental en la lucha contra las infecciones intrahospitalarias. Las manos del personal de Salud son el principal vehículo de contaminación exógena de las infecciones nosocomiales.
Por tanto, la higiene de las manos se constituye en una de las prácticas de antisepsia más importantes que debemos realizar.

Este es un vídeo de cómo lavarse antes de una operación quirúrgica.
                                                                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada